jueves, 16 de abril de 2009

"SAMURAI" de Hisako Matsubara

Hola a todos ^_^.

Desde que abrí de nuevo el blog, esta vez con tutoriales sobre Japón, me he encontrado con nuevos lectores. Me agrada mucho el hecho de que mi información pueda resultar interesante para los internautas y espero que les sirva.
Hoy, a pesar de que quería poner mi siguiente tema del tutorial comentando la educación del idioma japonés en el propio Japón, información muy solicitada por los estudiosos de japonés, no he podido evitar hablaros no sobre el libro que pongo en el título, sino sobre el desafortunado "Preludio" escrito en Madrid por el señor Fernando Sánchez Dargó, en junio de 1983.
¿Por qué me dispongo a hablar sobre este prólogo? Sencillamente porque me enfadé muchísimo...

Yo, tengo la costumbre en vacaciones de verano de, una vez he acabado el curso académico en el que me he tenido que tragar multitud de libros que no son de mi agrado, leer todo lo que quiero, en la playa en la que verano, disfrutando de la brisa del mar, y de la sombra de una conocida torre de vigilancia.
Bien, este libro "SAMURAI" cayó no obstante el 11 de mayo de 2006 en mis manos, justo antes de que fuese a Japón. No lo pude leer hasta el verano, allá a mediados del mes de Julio por mis exámenes de la Facultad y por los papeleos que tuve que hacer para mi estancia en Japón, y es cierto, que cuando lo leí, obvié (gracias a Dios) el preludio...
Ayer, revisando mi pequeña biblioteca, después de estudiar para el examen que tenía hoy de estética literaria japonesa, este libro volvió a mis manos y me dije, "voy a leerme el preludio"... Y comencé, y seguí, y me puse de tan mala leche, que si no llega a ser porque tenía examen hoy, ayer a las 4 de la mañana hubiese saltado al ordenador a escribir esto mismo que estoy haciendo ahora.

Bien, antes de decir nada, voy a decir, que con todos mis respetos, después de leer el preludio, me fui a la web personal de Sánchez Dragó, a ver de dónde venía su "odio" a lo japonés, porque es lo que denota el preludio. "La web de Fernando Sánchez Dragó" Descubrí entonces, que es un hispanista, licenciado en Filología Románica, en Filología Moderna, y además es Doctor en letras, cuya tesis estaba relacionada con Valle-Inclán, conocido escritor español. Su experiencia en Japón, pasa por haber sido profesor en la prestigiosa "Universidad Imperial de Tokio", y que además es un prestigioso profesor en otras muchas Universidades de todo el mundo. Su curriculum es intachable... y es por ello, que me sorprendió más todavía su "Preludio" al libro de Hisako Matsubara... ¿Cómo es posible que un escritor y un profesor tan ilustre, pueda escribir incluso con palabrotas, un "Preludio" semejante sobre una obra tan "normal" como esta? Sincéramente no puedo creerlo. Achacaría que podría tratarse de un preludio de juventuz, y sin embargo, me di cuenta de que lo escribió con 47 años... Así que dudo mucho, que haya sido esa la causa.

En cualquier caso, mis respetos a Fernando Sánchez Dragó, antes de corregir su preludio, porque creo que es lo que debo hacer como Licenciada en Estudios de Asia Oriental, con un curso de estudios japoneses cursado en Japón en la Universidad de Kokugakuin. Y habiendo vivido un año en Japón, como se entiende.

Los problemas del "PRELUDIO"

Me dispongo ahora a narrar antes de decir nada, todos los lugares donde he encontrado mis enfados.

El preludio comienza hablándonos ya mal, echándole la culpa a Hollywood de que los samurais sean famosos... Bueno, esto es discutible aunque no mucho, porque sabemos que Hollywood ha sabido sacar siempre los tópicos de un país a la luz. Pero ya choca, que lo primero que haga sea una crítica a un lector, que puede ser letrado, y que puede que no haya conocido a los samurai precísamente por Hollywood, pero en fin... pasable.
El problema viene cuando, y cito textual empieza a decir que:

"No le tomes a mal las medidas a este libro exótico (...) Lo que te dispones a leer es, simplemente, una historia de amor -de amor frustrado como todos los amores- (...)
Ahí, en el amor, el primer movimiento de asombro que me produjo la lectura de este libro: ¿una historia de amor
japonesa?
Y si lo digo, si me asombré entonces y me asombro ahora es porque a trancas y barrancas he vivido casi dos años en Japón -seguramente el país más extravaante y desconcertante de este puñetero mundo- y porque, debido a ello, no se me oculta que el amor, tal y como
aquí se entiende, brilla allí por su ausencia"

He subrayado las partes que ya empezaron a cabrearme...
Cito esto textual, no con ánimo de infringir las leyes del copyright, sino para dar ejemplo a los que no han leído el preludio del lenguaje en el que habla, y porque ayudará a comprender el por qué de mi enfado, posteriormenete.

Si sigo leyendo el Preludio, empieza a asegurar, que en Japonés, no existe ninguna palabra ni caracter que denomine la palabra "amor" y asegura que "love" es la palabra que usan los japoneses (a lo que añade: (...) Los japoneses, señores míos, llaman love al amor. Así, como lo oyen y como suena: en correcto inglés de Yanquilandia.

A lo que yo digo ¿perdón? pero en fin... sigo narrando y ya explico después.

Afirma poco después que este libro a pesar de ser "japonés, pese a ello, hasta la médula" fue redactado por su autora en alemán, y cree él es que es precísamente porque en japonés, no se puede expresar el amor... y lo afirma, como las afirmaciones anteriores, con rotundidad. Poniendo tales ejemplos de que si la autora nación en Kioto, y que según él, debería haber escrito el libro en japonés... a pesar de que cuenta instantes antes que Matsubara vivía en Alemania porque se casó con un alemán, y por lo tanto, sabía hablar en alemán... pero sigo diciendo que todo eso lo comento después.

Desmintamos ahora todo lo dicho.

SOBRE EL AMOR...

El profesor Sánchez Dragó, a pesar de sus numerosos estudios, no debía conocer los caracteres 恋 (koi = amor) 愛 (ai = amor) ni el verbo 愛する (ai suru = amar). Tampoco debía saber que el japonés, al entrar en contacto con extranjeros, suele usar las pocas y básicas palabras que sabe en inglés, para hablar contigo, a pesar de que tú domines perfectamente el japonés. De manera que a lo mejor en una frase te pueden decir:
僕はマドリッドに行ったよ... アイグエントトマドリッド
(Boku wa Madoriddo ni itta yo... I went to Madrid)
En cristiano:
Yo fuí a Madrid + inglés pronunciado a duras penas en katakana: yo fui a Madrid.

Quizá Sánchez Dragó ni siquiera hablaba japonés (no es necesario hablar la lengua japonesa, aunque estés dando clases en la Universidad, puesto que se pueden impartir clases en inglés y de hecho, la Universidad Imperial de Tokio es conocida por haber sido de las primeras en impartir todas sus asignaturas en inglés)...

Es cierto que los japoneses dicen muchas veces "love love" en su versión katakana de la palabra, sin embargo eso no significa amor propiamente dicho, sino más bien "acaramelados" en plan de que ves a una pareja ahí haciéndose arrumacos y todos los japonese dirán "ラブラブだな" (rabu rabu da na...). La palabra "Love" está adulterada en japonés, y rara vez significa el amor que implica la palabra
愛.

Y más allá de eso... ¿Que los japoneses no saben lo que es amar?... Ejem...
Muy conocedor de la literatura clásica japonesa de las épocas de Nara, Heian... no tenía que ser. Y estoy hablando del siglo VIII... Tampoco debió de leerse el "Genji Monogatari" que está considerada como la novela más antigua de la historia, escrita, oh, por una conocidísima japonesa llamada "Murasaki Shikibu", autora además, de una serie de diarios, y en fin, literatura de amoríos... totalmente. Y además, que no dista mucho de la visión que los españoles podríamos tener del amor de la época en la que se escribió

Tampoco debía conocer a Sei Shonagon, ni a un numeroso sin fin de autores y autoras que cantaban al amor prácticamente...
Disculpémosle, porque entonces era muy difícil encontrar estas obras en Español, y aunque algunas estaban disponibles en inglés, no eran tampoco muy abundantes...
Sin embargo, y bendito defecto español, a pesar de que los españoles tendamos a hablar de lo que no sabemos... ¡¡No hables de lo que no sabes en un libro!!, y menos introduzcas una cultura como la japonesa de una manera tan destructiva.

De aportaciones como esta, salen los grandes tópicos después que cuesta muchísimo decir a la gente que son eso, tópicos y encima falsos.

(Además, tampoco debía de ver este hombre muchos doramas japoneses... que me cuenten a mi, si un japonés no expresa el amor de verdad mejor, MIL VECES, que un español con tan solo mirar la televisión)

Que sí, que yo comprendo que quizá en esa época la visión japonesa era el vestigio que quedaba de la época Tokugawa que se encontraron los extranjeros una vez los americanos consiguieron quitar a Japón su "sakkoku" o lo que es lo mismo, su cerrazón al exterior... Y claro, en esa época ¿qué había? Zen, y unos valores estéticos y morales bastante diferentes a los nuestros, puesto que hasta 1868 Japón vivía bajo un régimen feudal, cuando nosotros ya lo habíamos dejado siglos antes, atrás.

SOBRE REDACTAR EL LIBRO EN ALEMÁN.

Vamos a ver... ¿No podría ser más bien porque la autora estaba viviendo en Alemania?, ¿no podría ser que pensase ella misma que en alemán sería más fácil que su obra fuese conocida y traducida en otros idiomas?
Seamos sinceros, si esta obra no estuviese escrita en alemán, ¿a santo de qué alguien iba a traducirla así de buenas a primeras al español? Si estuviese escrita en japonés, en Japón para empezar habría pasado totalmente desapercibida. Hay mares de tinta escritos en Japón sobre el mismo tema que trata la autora...
Nuevamente achaco este error del autor a su desconocimiento de la cultura y la literatura japonesa, tanto contemporanea como antigua...

SOBRE EL TONO GENERAL DEL PRELUDIO.

Sé que en este país gusta la polémica, y sé que además, el empleo de palabras malsonantes está a la orden del día... Pero, ¿qué profesor no le dice a sus alumbos "hablad bien" o "no uséis palabrotas"? Aquí viene que uno suele decir "predica con el ejemplo"... Sincéramente me da igual si el profesor Sánchez Dragó emplea este lenguaje en su vida diaria, pero ¡por Dios no lo dejes por escrito! y ¡menos en una introducción a un libro japonés!
Ya no sólo porque en la introducción al lector que no sabe nada de Japón pueda parecerle que Japón es incomprensible de verdad, sino porque pierdes toda clase de calidad...
Si tu experiencia en Japón ha sido mala, y no los entiendes, no es culpa del lector, ni culpa de los japoneses, quizá sea culpa tuya que no has sabido amoldarte a la cultura porque choca demasiado con la tuya propia... pero nadie dijo que ir a Asia fuese irse a Portugal...
Primero, me parece de muy mal gusto, y segundo... que uno haya pasado una mala experiencia en Japón, y lo odie, nunca, y digo bien, NUNCA debería quedar reflejado en la introducción a un libro. (Al menos creo yo).

¿EL POR QUÉ ME ENFADARON TANTO ESTAS PEQUEÑAS CUESTIONES?

Bien, empezaré dejando claro que ni soy una "amante ciega" de Japón, ni me considero una erudita en Japón a pesar de llevar casi toda mi vida estudiando su cultura de una manera u otra. Cuando hay algo que no me gusta de Japón, no tengo reparos en decirlo, e incluso decírselo a los mismos japoneses (lo cual llevó a varias discusiones en las aulas Tokiotas por donde pasé). Cuando hay algo criticable, se critica, y no soy de esos amantes ciegos de Japón que todo absolutamente todo les parece bien, porque no. Porque creo que todas las culturas del mundo tienen sus cosas buenas y sus cosas malas...
Por ejemplo, yo tengo simpatía por Japón y su cultura porque se adapta muy bien a mi manera de ver las cosas y la vida... pero no tengo especial simpatía por culturas como la India, por ejemplo, que me es algo indiferente. Sin embargo, veo en la India una cultura con sus características buenas, y malas. Y sus cosas que me pueden parecer mejor, o peor. Se trata, básicamente de ver las cosas e informarse. Y ahí está la clave.
Si el español se informase un poquito más antes de abrir la boca...

En fin, el caso es que si de algo estoy cansada, es de tener que luchar para romper esos grandes muros que hay contra la cultura japonesa en España, y en el mundo en general. A los japoneses se les tacha de raros e incomprensibles. La gente se lleva las manos a la cabeza con sólo mencionar el tema del suicidio samurai o "harakiri" conocida palabra importada en español.
Bien, ni los japoneses son raros, ni son incomprensibles...
Los pocos viajeros que han ido a Japón antes de que se empezasen a crear las áreas de conocimiento de Asia Oriental en este país, solían volver con un culture shock increíble, porque eran totalmente incapaces de adaptarse a un mundo y una cultura tan diferente... y a lo que se dedicaban era a exagerar y exagerar rasgos de la cultura japonesa.
Esas exageraciones, ayudadas además por la conocida película "Lost in Translation" de la que casi me salgo del cine, han hecho que entre mis familiares, y hablo de mi madre para empezar, viesen imposible que yo pudiese sentir cierta empatía por Japón, y se llevaban las manos a la cabeza alarmados cuando me dieron la beca de estudios...
"¿Cómo te vas a ir hija? Si son muy raros, no te vas a adaptar, te van a pasar mil cosas, mira que allí están los Yakuza..."
...
No voy a ponerme a hablar aquí de cuántos topicazos hay sobre la cultura japonesa, puesto que en mis siguientes tutoriales iré tirándolos por la borda uno a uno (como ya hice con la cosa del pescado crudo)... creo que se entiende bastante bien mi postura sólo con lo que he mencionado ya.

Y además de esos topicos, no me gusta para nada, que en una introducción a un libro se critique al país del autor, porque para empezar, no es algo que el lector quiera leer.
Quiero decir, yo en ese "Preludio" me esperaba algo más en plan biografía de la autora, obras de la autora, un estudio literario del libro, si ha usado alguna referencia o no... y no me esperaba en absoluto que el preludio fuese un desahogo por parte del autor sobre la incomprensión que le producen los japoneses...

-----------------------------------

En fin, como conclusión, si es que alguien ha tenido el estómago de leer hasta aquí...

Quiero dejar claro que:
1) No le quito ningún mérito al señor Fernando Sánchez Dragó, pues creo que es una eminencia en su campo: el español.
2) No hago este post para crear polémica, sino para informar a los posibles lectores del libro, interados supongo en Japón.
3) Si ofendí a alguien que me disculpe, y si la persona mencionada quiere que elimine esto de aquí, lo haré encantada... más que nada porque después de escribirlo, aunque quede sólo un día en linea, me ha ayudado a desahogarme a mi... XD

----------------------------------

REFERENCIAS:
Matsubara, Hisako "Samurai", Fabula TusQuest Editores, Barcelona, 2006

----------------------------------

SOBRE EL LIBRO EN SÍ

Os recomiendo que os leáis esta obra, puesto que trata de un tema muy interesante, el del cambio monumental que hubo después de la época Tokugawa en la sociedad japonesa.
No os cuento el resumen, porque lo mejor es que os leáis el libro, que si estáis interesados en Japón, sé que seguro os va a gustar.

----------------------------------

MÁS COSITAS

MIL GRACIAS UTOPÍA *O*
La autora de uno de los blogs que sigo (que lo podéis encontrar entre mis Soles), nos ha regalado a mi, y a otros autores una serie de premios *o*. Los adoro.
(Visitad su blog: UTOPÍA)
Son tan lindos, que no sé cuál poner de todos... Estoy a ver si encuentro la manera de hacer una visión de imágenes con los premios...
No obstante si tenéis curiosidad, están aquí.

Muchísimas gracias *o*

Qué sol de niña de verdad *O*

9 comentarios:

Miki Schneider dijo...

Pues yo he tenido estómago de leermelo todo enterito palabra por palabra xD
Pues bueno, hija, yo no quiero pasarme en este tu blog, pero he de decirte que yo en tu lugar, habría hecho lo siguiente: primero, al ver que el preludio era de Sánchez Dragó, no leermelo. Después, leérmelo para poder contárselo a mi padre y desahogarnos los dos agusto. Y con esto está bien claro lo agradable que me resulta ese hombre. Pero, muy elegante tu desahogo, sí señor.
*o* ¡Espero con ansia los próximos tutoriales, por cierto!

Maria dijo...

Jajaja, "lo cortés no quita lo valiente..."
Quiero decir, seguro que el hombre es un Sol. No lo niego, y menos con semejante curriculum que tiene.
Tiene tanto curriculum que hasta dudaba de escribir este post o no, pero vamos, como si le tengo que debatir al propio Einstein algo... Que lo que está mal objetivamente, está mal... y algunas partes de ese preludio no tienen razón de ser bajo mi criterio.
No lo conozco en persona, pero si lo hiciese, me hubiese gustado decírselo a él en persona para tener una charla donde poder preguntarle por qué diablos dijo lo que dijo, y con qué fin, y sobre todo, ¿qué le pasó para decir que ha estado "a trancas y barrancas" viviendo en Japón.
La verdad es que me interesa ver su punto de vista, aunque no me retracto de nada de lo que he dicho.
A ver si tengo algo de tiempo libre y sigo con el siguiente post del tutorial ^_^

Anabel dijo...

Y se supone que este señor está casado con una japonesa?!! No dudo de lo mucho que debe saber este hombre sobre España, pero lo que es evidente es que no sabe que las experiencias subjetivas no son más que eso, subjetivas, y no puedes basar tu criterio exclusivamente en tu visión. Puedes decir que tu experiencia es mala, pero no que el país o la gente son "malos" Y ya habrá leído la autora ese prólogo? No hay nada peor q alguien tan culto que duda de su incultura. Normal que te cabrearas ^_^

Bueno, linda, genial tu blog. Sigue así!!

Utopía dijo...

Hola preciosa!!^^
Tus palabras siempre me han enganchado así que no he podido dejar de leer tu post hasta el final... No importa que sea largo, me gusta leer^^. Y, por favor, no lo borres, porque creo que has sido muy respetuosa y no pienso que vayas a ofender a nadie. No has insultado, has dicho lo que piensas desde el respeto y la educación. Y he de decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo. No he dejado de preguntarme "¿por qué?" al terminar cada párrafo. No entiendo nada, es absurdo!! La verdad es que nunca me ha gustado ese hombre, pero independientemente de quién sea, he mirado en internet y me he topado con el preludio íntegro. Lo he leído y sigo sin entender muy bien qué pretende, pues hay momentos en los que habla bien del tema y de repente echa por tierra lo dicho anteriormente. No sé, para haber vivido durante varios años en Tokio no parece haber hecho nada por aprender ni entender su cultura. Aunque lo que menos entiendo es cómo le han dejado publicar eso ¬¬.

Pero bueno, lo importante es que te has desahogado a gusto^^, por ti, por mí y seguro que por muchos más xD jajaja. E intentaré hacerme con el libro, me gusta mucho el tema de los samurais (prometo no me hacerme el seppuku xD). Ah! Y me ha encantado lo de tu madre... María, cuidado con los Yakuza!! xD Jajajaja. Tengo ganas de que dejes por los suelos algunos de esos tópicos^^. Espero impaciente tu próxima entrada.

Por otro lado, quería también darte las gracias por dedicarme el final de tu post... tú sí que eres un sol, pero muy muy grande!!^^ De verdad que te he cogido mucho cariño^^. Por cierto, si no encuentras forma de poner los premios en tu blog, si quieres puedes hacer una cosa parecida a la mía. Con "Photobucket" es muy sencillo. Y si no, no pasa nada, tampoco es importante que los pongas, sólo quería que supieras que te los merecías^^.

Un beso muy muy grande: chu~^3^

PD: ¿Te ha salido bien el examen? Seguro que sí!!^^.

Maria dijo...

Anabel preciosa *o*
Qué amor eres por Dios.
La verdad es que no sé qué habrá pensado la autora si es que ha tenido la posibilidad de leer el prólogo, pero soy yo, y no le dejo publicar algo semejante sobre mi país, ni sobre mi lengua... Que mira que hay que estar mal informado para decir que en Japón la palabra Amor y el amor en sí no existen...
En fin... *o*. A ver cuándo me das la dirección de tu blog.

UTOPÍA:
*o* Qué amor de niña por Dios *o*
Ya tenía ganas de conocerte en persona, pero ahora tengo más xD.
Me alegra que te pudieses tragar el post entero. Lo cierto es que cuando terminé de escribirlo dije: "Madre de Dios, ¿quién va a leerse semejante parrafada?"
Lo cierto es que de buena gana dejaría el post aquí por los siglos de los siglos, pero en ningún caso quiero herir los sentimientos del autor, ni desprestigiarle. Que de verdad, después de ver su curriculum me quedé tan impresionada que pensé que no tenía derecho a criticarlo...
Pero sí, la verdad es que opino que lo cortés no quita lo valiente, y creo que en escritos como éstos, hace falta lanzarse a criticar (y no sólo por lo que dice sino por el lenguaje en sí)
Sobre Photobucket... Voy a mirarlo y así los incluyo *o*. Me hicieron muchíiiisima ilusión *o*.
De verdad eres todo un amor *o*. ¿De dónde dijiste que eras? XD

Utopía dijo...

Me alegra mucho que te hicieran ilusión los premios. Te los mereces, de verdad^^.

Tienes ganas de conocerme en persona? *o* La verdad es que yo también a ti xD. Soy de Alicante, tú vives en Madrid, verdad?^^
Sabes? A lo mejor a mediados del mes que viene me voy un fin de semana allí, con la Universidad, para ver unas exposiciones^^. Con un poquito de suerte (y si no se cambian los planes ¬¬) podríamos vernos y todo!!! *o* Jajaja.

Un besito muy grande, guapa: MUUUAA!! ^3^**

Anónimo dijo...

No te preocupes, Drago es uno de los mayores idiotas del planeta. Este señor presumió de haberse acostado con dos niñas (japonesas) de 14 años, cuando la gente se le echo encima, dijo que se lo había inventado?! Antes era rojo, rojo, pero, según él, se le apareció la virgen!? y le dijo que había que ser facha... Y lo decía en serio! En resume, un individuo impresentable.

Cristóbal Rojas Torres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristóbal Rojas Torres dijo...

erminé de leer la novela anoche, y wooow, ¡me pareció maravillosa! Me puse a buscar con google comentarios sobre la obra, y llegué aquí. No he encontrado mucho, pero en general se dice que es una historia de amor ("simplemente, una historia de amor" como dice Dragó, PUAJ!). Esa visión me intriga, me parece muy simplista, Creo que es más bien sobre un cambio cultural: del paso de un mundo en que por el simple hecho de pertenecer a cierto linaje tienes a todos a tus pies, a un mundo en que el dinero es lo más importante (sin perjuicio de que el apellido no pierda del todo su importancia).
En cuanto al prólogo:
Yo no he vivido en Japón ni he estudiado la cultura de ese país. Solo he leído unas pocas novelas japonesas: País de nieve (Kawabata); Confesiones de una máscara (Mishima); El marino que perdió la gracia del mar (Mishima); Tokio Blues (Murakami); y un libro de cuentos de Banana Yoshimoto (no recuerdo el nombre del libro). En mi adolescencia veía animación japonesa con audio original y subtítulos en español... y por ello me chocó bastante que Dragó diga que los japoneses no tienen una palabra propia para referirse al amor. Pensé: "¿pero cómo? Yo siempre creí que 'ai shiteru' significaba 'te amo'". Gracias a tu entrada, entiendo que el prólogo no me dejó perplejo porque yo sea un bruto, sino porque el hombre iba mal encaminado.

Saludos desde Chile!